Cuidado dental para perros y gatos

Cuidar los dientes de perros y gatos es tan importante como cuidar los tuyos propios. Al igual que los humanos, los perros y los gatos pueden sufrir mal aliento o problemas dentales. Los problemas dentales en perros y gatos tienen muchas causas; el tipo de alimentación y los snacks, la genética, etc. El cuidado dental regular evita problemas y costosas intervenciones veterinarias.     

Prevención de problemas dentales

Aunque existen productos masticables, como los snacks, comprimidos, o incluso alimentos que contienen sustancias para el cuidado dental (clorofila, propóleo, etc.) y juguetes para masticar (peluches, cuerdas...), se necesitan productos adicionales para el cuidado dental de tu mascota. Cepillarse los dientes sigue siendo el mejor método para mantener sanos los dientes de tu perro o gato.

Aunque si cepillarse los dientes no funciona, no te preocupes, hay muchas otras maneras de cuidar los dientes de tu perro o tu gato. Beaphar ofrece una amplia gama de productos para el cuidado dental. Estos productos se caracterizan por tener enzimas que descomponen la placa dental y contener ingredientes que se unen al calcio, previendo la formación de sarro. 

Revisión dental

Un buen cuidado dental es importante para prevenir problemas dentales. Si no cuidas sus dientes, tu perro o gato puede sufrir placa, sarro, caries, inflamación e incluso problemas de salud que afecten a otras partes del cuerpo. A continuación, puedes observar diferentes situaciones que te podrán servir como ejemplo para determinar el estado de los dientes de tu mascota. 

Dientes sanos

Los dientes sanos no contienen depósitos y son blancos, con encías rosadas. Las encías tienen buena circulación sanguínea y se ven saludables.

Así es como se ven los dientes sanos.
Placa dental

Si hay un depósito amarillento en los dientes y las encías están rojas e irritadas, quiere decir que los dientes de tu perro o gato presentan indicios de placa. La placa dental es una condición común. Se trara de una capa blanda compuesta por bacterias, calcio y fósforo. Esta capa está formada por saliva, restos de comida y agua. La placa se encuentra principalmente a lo largo de las encías, pero también puede darse en otros lugares. La predisposición individual, la edad y la forma del cráneo determinan la formación de placa dental. No se trata de algo alarmante, ya que la placa puede eliminarse de manera sencilla con un cepillado cuidadoso.

Así es como se ve la placa dental
Consecuencias de la placa dental: Sarro

Si hay depósitos marrones en los dientes de tu perro o gato y hay mala circulación sanguínea en las encías (ver imagen), te recomendamos que te pongas en contacto con tu veterinario ya que querrá decir que tu perro o gato tiene sarro. El sarro se forma cuando la placa se calcifica y se puede formar en cualquier lugar donde haya placa. El sarro ya no se puede cepillar y deberá eliminarse bajo anestesia en el veterinario. La limpieza dental puede ser muy costosa por eso te recomendamos evitar estos problemas con un cuidado preventivo.

Este es el aspecto de unos dientes con sarro.
Otras consecuencias de la placa dental

La placa dental también puede causar caries (cavidades), gingivitis (enfermedad de las encías), periodontitis (inflamación de las encías donde se daña el hueso), inflamación de la mucosa bucal, crecimientos en la boca y/o tumores. Las bacterias que causan estas inflamaciones también pueden causar problemas en otras partes del cuerpo si se ingieren. ¡Razón de más para cuidar bien de los dientes! 

Gengivitis en un perro.

Recuerda que el cepillado de dientes es la opción más rápida y sencilla. Pero también existen otros métodos para aquellos a los que se les resiste el cepillado, como las soluciones orales o los snacks en stick que lo ayudarán a mantener una buena higiene dental.